¿Por qué el 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la violencia contra la mujer?

En el Primer Encuentro Feminista celebrado en Colombia en 1981, se propuso esta fecha en honor a las hermanas Mirabal, heroínas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por Rafael Trujillo, uno de los dictadores más férreos de Latinoamérica, quien motivó que las encarcelaran por luchar en contra de su régimen, sin embargo fue tal la popularidad de estas mujeres que las liberó, para mandarlas matar aprovechando que las hermanas Mirabal realizaban un viaje a Puerto Plata, fueron brutalmente violadas y asesinadas.

 

Violencia doméstica

La violencia que se da entre quienes integran una familia o comparten un hogar es un problema que ha ganado protagonismo público a nivel internacional.

Actualmente, es un hecho que ha sobrepasado los límites de lo personal para constituir un problema de toda la sociedad dada la gravedad de sus consecuencias.Por tanto, es objeto de debate, de leyes y también de investigaciones que buscan conocer mejor esta dolorosa realidad.

Como toda situación que afecta a la integridad de las personas, la violencia domésticaes una realidad cuyas manifestacionesy consecuencias son en parte muy visibles y en parte permanecen ocultas, más aun debido a los lazos afectivos frecuentemente presentes entre víctimas y responsables de los actos de violencia.

 

Conceptos sobre violencia doméstica

En un sentido general, el concepto de violencia está relacionado con las actuaciones o las amenazas destinadas a provocar daño intencional en una persona, si bien las omisiones o la falta de acción también pueden derivar en situaciones violentas, debido al perjuicio producido a través de ellas.La violencia así entendida consiste no solamente en el uso de la fuerza física, sino además contempla otras acciones tales como las agresiones verbales, la intimidación, las restricciones a la libertad o la privaciónde medios para la subsistencia y el desarrollo personal.En el ejercicio de la violencia está presente siempre una relación de poder o una lucha por él.Cuando se llega a una situación violenta es porque las agresiones u omisiones no han podido ser evitadas por quienes las padecen, a causa de la carencia de fuerzas o medios suficientes para hacerlo.

La violencia, ante todo, tiene derivaciones decisivas en las condiciones de vida de las mujeres, máxime porque atenta fundamentalmente contra su propia integridad física y su supervivencia, al tiempo que deteriora la calidad de vida.El sufrimiento de violencia afecta directamente el estado de bienestar físico, mental y social de las mujeres agredidas, por lo que constituye una amenaza a la salud integral y es productora de enfermedades y desajustes tanto individuales como colectivos.En situaciones de violencia, las mujeres deben enfrentar riesgos para su salud e incluso para su vida, lo que limita considerablemente su autoestima, su capacidad de decidir libremente sobre sus acciones y su desarrollo general.

 

Tipos de violencia dentro de la violencia doméstica

Violencia física: Es toda acción que implique el uso de la fuerza, puede consistir en golpes, patadas, pellizcos, lanzamientos de objetos, empujones, cachetadas, rasguños y cualquier otra conducta que atente contra la integridad física, ya sea que produzca marcas o no en el cuerpo.

Violencia verbal: Esta forma de violencia es una de las manifestaciones de la violencia emocional.Se da cuando una persona insulta, ofende o dice cosas mortificantes. Por ejemplo, cuando nuestro esposo o compañero, ya sea en privado o en público, nos dice que “estamos locas”, “que no servimos para nada”, “que somos una inútil”, en cualquier forma verbal que nos denigre como seres humanos.

Violencia emocional: Es todo acto que se realiza para humillar y controlar.Esto se puede producir mediante intimidación, amenazas, manipulación, humillaciones, acusaciones falsas, vigilancia, persecución o aislamiento.Se produce por ejemplo: cuando se nos prohíbe salir de casa, trabajar o estudiar, no se nos permite tener amigas o visitar a nuestros familiares, se nos amenaza con quitarnos a los hijos.

Violencia sexual: En toda acción que implique el uso de la fuerza, la coerción, el chantaje, el soborno, la intimidación o la amenaza, para hacer que otra persona lleve a cabo un acto sexual u otras acciones no deseadas.Por ejemplo: cuando una persona es obligadapor otra a mantener relaciones sexuales cuando no quiere, a hacer cosas durante el acto sexual que no le gusta pero la obligan, la violación sexual, comentarios y gestos sexuales no deseados, burlas acerca del cuerpo de la pareja, agresiones sexuales con armas u objetos.

Violencia patrimonial: Es aquella que está dirigida contra nuestros bienes y pertenencias, por ejemplo: que nos destruyan nuestra ropa, que escondan nuestra correspondencia o documentos personales, que nos quiten el salario, que nos vendan o destruyan los enseres domésticos, en fin que dispongan de nuestros bienes sin nuestro consentimiento.

Es muy común que las mujeres sometidas a violencia la sufran en varias o en todas sus manifestaciones.En todos los casos la violencia lesiona nuestra identidad autoestima y autodeterminación como seres humanos.El grado de violencia puede llegar a ser tan elevado que se llegue al homicidio.

La Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de las Naciones Unidas en 1994, señala que la violencia hacia las mujeres incluye todo acto de violencia por razón de género que produce o que puede generar daño físico, sexual o psicológico o sufrimiento de las mujeres, incluidas las amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones arbitrarias de la libertad, independientemente de si ocurren en instancias de la vida pública o privada.La forma más común de violencia contra la mujer es la violencia en el hogar o en la familia y en específico, la violencia que sufre por parte de su pareja.

 

Leyes, tratados

La lucha internacional de los movimientos feministas desde hace varias décadas permitieron que hoy existan mandatos nacionales e internacionales para enfrentar la violencia doméstica e intrafamiliar.En diversos instrumentos se reconoce el problema como un atentado en contra de las mujeres y se propone la construcción de una vida sin violencia, con paz e igualdad.La violencia hacia la mujer en general es vista hoy como expresión de la falta de equidad social y de la discriminación de género y como un serio obstáculo para el desarrollo de las personas.

La Asamblea General de las Naciones Unidas urgió a los Estados partes a reforzar las legislaciones nacionales y las sanciones para castigar la violencia hacia la mujer, y declaró a todas las formas de violencia contra la mujer como una violación de los derechos humanos de las mujeres y de las niñas.Las convenciones y los tratados internacionales más importantes que protegen contra la violencia hacia la mujer son:

 

  • La Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica (OEA, 1969)
  • La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, Naciones Unidas, 1979)
  • La Declaración de la II Conferencia Mundial de Derechos Humanos (Naciones Unidas, 1993)
  • La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará, OEA, 1994)

 

Estos instrumentos sostiene que la violencia deber ser combatida desde el Estado y la sociedad, y establecen medidas estratégicas contra dicho flagelo, entre las cuales tienen un lugar importante la investigación, el relevamiento y la sistematización de datos sobre la ocurrencia de este fenómeno y sus características.

En México: Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

 

Estadísticas

De acuerdo a datos de Naciones Unidad (ONU), cada 18 segundos una mujer es maltratada en algún lugar del mundo.La Organización Mundial de la Salud (OMS) comenta que una de cada cinco mujeres es víctima de malos tratos en su propio hogar.

La ONU advierteque “la discriminación contra la mujer viola los principios de la igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana”

Una investigación realizada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que se basó en 35 estudios provenientes de una amplia variedad de países, muestra que entre un cuarto y la mitad de las mujeres informó haber sido abusada físicamente por su pareja actual o anterior.

Según datos de la OPS entre el 50 y el 80% de las mujeres latinoamericanas, dependiendo del país en que vivan, sufren algún tipo de violencia en el hogar.Entre el 70 y el 90% de los casos de violencia tiene como agresor al compañero o conviviente, siendo el grupo de edad más vulnerable las mujeres entre los 20 y 39 años.

** En México, 70% de las mujeres aseguran sufrir violencia por parte de su pareja.

 

Causas

Muchas son las causas que citan los expertos para explicar la violencia doméstica, pero hay una que se impone sobre las demás: la desigualdad que aun existe entre hombres y mujeres en un mundo que sigue siendo machista.

No es tarea fácil erradicar los estereotipos culturales y sociales heredados del tradicional modelo que vinculan al hombre con la idea de la fuerza y a la mujer con la de la sumisión.Tampoco ha sido fácil llegar al grado de conciencia social que existe hoy.Hasta hace poco la violencia en el ámbito de la pareja se entendía como un problema de puertas en que nadie se debía inmiscuir, hoy, gran parte de la sociedad es consciente de que no se puede ni se debe mirar hacia otro lado.

En momentos de gran preocupación por la inseguridad social, el desempleo, la corrupción, la discriminación, etc.; cuando desde hace por lo menos dos décadas la violencia doméstica se tipificó como fenómeno psicosocial dada su enorme incidencia, no deja de asombrarnos que “la violencia hacia las mujeres siga siendo un problema de las mujeres”

Sabemos que la violencia conyugal deja importantes secuelas físicas y psicológicas y afecta no solamente a la esposa sino a los hijos, testigos muchas veces de la violencia, aunque no reciban un golpe físico.Sabemos también que durante mucho tiempo se consideró característico de las clases sociales más bajas, cuando en realidad afecta y atraviesa todos los sectores socioeconómicos y culturales.

 

Testimonios

Libre como un pájaro…..

Un día comprendí que mi vida corría peligro resolví salvarla.Los malos tratos de mi marido habían hecho que me desvalorizara durante años.Decidí cambiar: por mis hijos, por mí, por mi dignidad.

En medio de una mezcla de pudor y de vergüenza pedí ayuda y la encontré, una ayuda que me fortaleció y preparó para tomar la gran decisión: irme de mi casa…

Una mañana decidí que era el gran día y me fui, con mis hijas, sin culpa, en paz y con mucha fe…

A partir de ese momento fui otra.Como un pájaro comencé a volar, libre, sin miedo, consciente de mis propias fuerzas.Estudié, recuperé amigos, familiares, entable amistades nuevas, participé en distintas actividades, me recuperé…

Hoy trabajo, he vuelto a sentirme amada, me divierto y siento que no importa la edad, la condición social, el lugar en que vivimos: siempre tenemos otra oportunidad.

 

Otros lugares donde pueden solicitar ayuda 

  • Delegaciones Políticas
  • Instituto Nacional de la Mujeres

 

 

 

Fundacion JUVIVI, Tel. 5524-0316 / 5534-9748 © Todos los derechos reservados 2009
Un desarrollo de Interartis S.A. de C.V. Webmail